¿VACUNAMOS A NUESTROS HIJOS?

¿VACUNAMOS A NUESTROS HIJOS?

¿VACUNAMOS A NUESTROS HIJOS?

Es una pregunta que casi nadie se hace, pues está muy naturalizado en la sociedad española vacunar a nuestros hijos. Sin embargo, hay una pequeña parte de la población que no está de acuerdo con la vacunación de los hijos. Hay determinados grupos de personas que no creen en la efectividad de las vacunas, ya sea por creencias religiosas, por desconocimiento o cuestiones de conciencia.

Muy recientemente, la Audiencia Provincial de Pontevedra ha dado la razón a un padre que planteó, dentro del procedimiento de divorcio, la negación de la madre a vacunar a los dos hijos del matrimonio. El mismo juzgado de primera instancia que estaba tramitando el divorcio, falló a favor del padre. La madre recurrió la decisión ante la Audiencia Provincial.

¿SI NO VACUNAMOS A NUESTROS HIJOS?

Mediante un Auto, la Audiencia Provincial autoriza al padre a vacunar a sus hijos, según el calendario de vacunación de la Junta de Galicia. Para esto, la Audiencia Provincial, asumiendo que la vacunación en España no es obligatoria, ante el desacuerdo de los progenitores, ha analizado el interés superior de los menores, y por ello autoriza al padre a vacunar a los hijos.

Episodios como este, relacionados con la salud de los hijos, o de cualquier otra índole, suceden a menudo, debiendo acudirse al Juzgado ante las discrepancias de los progenitores. Por desgracia, es más frecuente de lo deseable que los progenitores no se pongan de acuerdo en lo concerniente a la educación y el desarrollo de los hijos.

Los especialistas en derecho de familia de Don Divorcio, le ayudarán a plantear esta y otras cuestiones sobre el ejercicio conjunto de la patria potestad , bien dentro del procedimiento de divorcio, separación o de medidas paterno-filiales, bien a través de un expediente de Jurisdicción Voluntaria. Recuerda que con nosotros la primera consulta es gratuita.

 

 

¿Te ha sido útil el artículo? Compártelo a otros si crees que podría ayudarles y déjanos comentarios en la noticia o en las Redes Sociales.

Puedes ver más noticias y artículos en el Blog de DonDivorcio.com el camino a tu solución.

 

DIVORCIO BÁSICO

  • Sin hijos menores de edad
  • Sin bienes
  • 125€ por cónyuge (IVA incluido)

DIVORCIO CON HIJOS

  • Con hijos menores de edad
  • Sin bienes
  • 175€ por cónyuge (IVA incluido)

DIVORCIO NOTARIAL

  • Sin hijos menores de edad
  • Con bienes
  • 245€ por cónyuge (IVA incluido)
QUIERO CAMBIAR A MI HIJO DE COLEGIO

QUIERO CAMBIAR A MI HIJO DE COLEGIO

QUIERO CAMBIAR A MI HIJO DE COLEGIO

A menudo, a los profesionales de Don Divorcio nos llegan padres y madres con esta cuestión. No se ponen de acuerdo con el otro progenitor sobre a qué colegio deben acudir sus hijos. El problema generalmente se plantea cuando hay cambio de domicilio de alguno de los progenitores, o en el paso de primaria a secundaria o de esta al bachillerato. También en el caso de que uno de los progenitores desee que sus hijos vayan a un colegio privado y el otro no, ya sea por no verlo necesario o por motivos económicos.

En este caso, nos encontramos en una discrepancia en cuanto al ejercicio conjunto de la patria potestad . Está, según lo establecido en el artículo 156 del Código Civil, se ejercerá conjuntamente por uno de los progenitores, o por uno de ellos con el consentimiento del otro, en términos generales. En caso de discrepancia, se podrá acudir al Juzgado para dirimir la cuestión.

¿Y en base a qué criterios decide el Juez? Pues va a depender principalmente de la motivación para el cambio de colegio. En el caso de las circunstancias laborales del progenitor custodio (en caso de custodia monoparental), no es lo mismo que sean forzadas, por ejemplo causadas por un despido, o que sean simplemente por un cambio de trabajo.

En otros casos, el Juez tendrá en cuenta factores como el tiempo que llevan los menores matriculados en el centro o la distancia de éste al domicilio donde residan. Hay que tener en cuenta que los menores acaban teniendo vinculación con el centro educativo, principalmente por los amigos que ya tienen en él.

En el caso de matriculación en colegios privados, habrá que tener en cuenta el motivo para tal decisión. También es importante valorar la capacidad económica de ambos progenitores.

Pero por encima de todas las motivaciones para el cambio de centro escolar, hay que tener en cuenta el interés superior de los menores. No podemos olvidar, que en los procedimientos de divorcio, separación o medidas paterno-filiales, y tras los mismos, los que más sufren las consecuencias de las discrepancias en los progenitores son los hijos. Estos, a menudo, son utilizados como armas arrojadizas o monedas de cambio, generalmente para tratar de imponer la idea de uno de los progenitores, o para dañar al otro.

Ante esta y cualquier otra cuestión en el ejercicio conjunto de la patria potestad, los profesionales de Don Divorcio le ayudaremos a buscar la mejor solución. Recuerde que la primera consulta es gratuita, y en ella le ofreceremos todas las alternativas posibles.

 

¿Te ha sido útil el artículo? Compártelo a otros si crees que podría ayudarles y déjanos comentarios en la noticia o en las Redes Sociales.

Puedes ver más noticias y artículos en el Blog de DonDivorcio.com el camino a tu solución.

 

DIVORCIO BÁSICO

  • Sin hijos menores de edad
  • Sin bienes
  • 125€ por cónyuge (IVA incluido)

DIVORCIO CON HIJOS

  • Con hijos menores de edad
  • Sin bienes
  • 175€ por cónyuge (IVA incluido)

DIVORCIO NOTARIAL

  • Sin hijos menores de edad
  • Con bienes
  • 245€ por cónyuge (IVA incluido)
¿POR QUÉ TENGO QUE HACER UN CONVENIO REGULADOR SI NO ESTÁBAMOS CASADOS?

¿POR QUÉ TENGO QUE HACER UN CONVENIO REGULADOR SI NO ESTÁBAMOS CASADOS?

¿Cuándo te pueden pedir el convenio regulador?

En muchas ocasiones nos consultan sobre esta cuestión. El padre o la madre de un menor ha acudido a pedir la prestación por desempleo, o la subvención para el comedor, y le han pedido acreditación de la situación del otro progenitor. Al decirle que ya no están juntos, viene el problema: “pues entonces tienes que traer el convenio regulador.

Y entonces nos preguntan: ¿Por qué tengo que hacer un convenio regulador si no estábamos casados? La respuesta es bastante sencilla: Porque se presupone que los padres de un menor están juntos, con lo cual, se ha formado una familia. En ese caso, hay que acreditar la situación del núcleo familiar. Y en caso de que haya habido ruptura en la pareja, la única forma de acreditarlo es mediante un convenio regulador aprobado judicialmente.

¿Cómo hacer un convenio regulador válido?

Pues exactamente igual que si fuera un procedimiento de divorcio o separación. Tendremos que acudir a un abogado experto en derecho de familia, como los profesionales de Rojano Vera Abogados, para que redacte un convenio regulador conforme a lo estipulado en el Código Civil.

Una vez que ambos progenitores hayan firmado el convenio regulador, el abogado redactará una demanda de regulación de medidas paterno filiales. Ésta se enviará al procurador para que la presente en el juzgado. Junto con el convenio regulador, el certificado de nacimiento de todos los hijos, los justificantes de ingresos de ambos progenitores y un volante de empadronamiento. Todos estos documentos son obligatorios para que el juzgado tramite la demanda.

Una vez que el juzgado haya tramitado la demanda, requerirá a ambos progenitores para que ratifiquen el convenio regulador en presencia del Juez o del Letrado de la Administración de Justicia. Posteriormente, se dará traslado del convenio regulador al fiscal para que lo apruebe (el fiscal comprobará que el convenio regulador establece las medidas necesarias para salvaguardar el interés de los menores). Cuando haya sido aprobado por el fiscal, el Juez dictará sentencia aprobando el convenio regulador.

Tras la notificación de la sentencia, habrá que esperar 20 días hábiles para que dicha sentencia sea firme. A partir de que lo sea, el procurador solicitará al juzgado una copia del convenio regulador y de la sentencia testimoniadas. Ésta servirá a los progenitores para cualquier trámite ante las administraciones públicas para acreditar la situación de ambos.

¿Y si el otro progenitor no quiere hacerlo de mutuo acuerdo?

En ese caso, habrá que iniciar un procedimiento contencioso, en el que se preparará una demanda. Tras su tramitación en el juzgado será entregada al otro progenitor, concediéndole un plazo de 20 días para que la conteste. Si se opusiera a las medidas solicitadas, el juzgado citará a ambos progenitores a un juicio. Tras este, el Juez dictará sentencia estableciendo las medidas que considere más adecuadas para salvaguardar el interés de los menores.

Los expertos en Derecho de Familia de Rojano Vera Abogados, a través de nuestra marca Don Divorcio, aconsejamos SIEMPRE legalizar la situación de ruptura de la pareja cuando hay hijos menores de edad. No solo para cuando haga falta acreditarlo, sino para salvaguardar el interés de los menores, pues nuestra Constitución impone a los padres el deber de cuidar y velar por los hijos. Nuestro Código Civil desarrolla ese deber, estableciendo, entre otras, la obligación de ambos progenitores de contribuir a la alimentación y educación de los hijos.

Si tu relación de pareja termina y tenéis hijos menores en común, te recomendamos acudir a Rojano Vera Abogados, donde nuestros expertos en derecho de familia encontrarán la mejor solución para tus necesidades. Siempre al mejor precio y con las mejores facilidades de pago. Además, nuestra primera consulta es GRATIS.

El camino a tu solución

VACACIONES DE LOS HIJOS CON PADRES DIVORCIADOS

VACACIONES DE LOS HIJOS CON PADRES DIVORCIADOS

¿Como incluir las vacaciones en el convenio regulador?

Otro de los puntos en los que surge controversia a la hora de hacer un convenio regulador, es cómo distribuir las vacaciones de los hijos con padres divorciados. Lo primero que hay que tener en cuenta, es que las vacaciones que se reparten son aquellas a las que tienen derecho los hijos. Nos referimos a las escolares, no las que corresponden a los padres por razón de su trabajo, las cuales a menudo no coinciden.

En este artículo nos centraremos en las vacaciones de verano, sin olvidarnos de que al menos hay tres periodos de vacaciones escolares. Las de navidad, las de Semana Santa y las de verano. En algunas comunidades o provincias, también existen las vacaciones denominadas de semana blanca o semana de carnavales.

¿Y cómo se distribuyen esas vacaciones en el convenio regulador?

No existe en nuestra legislación un modo concreto de repartir las vacaciones. Suelen hacerse atendiendo a la lógica, si bien, cuando ambos progenitores están en conflicto no suelen “atender a la lógica”. Las formas en las que suele hacerse son las siguientes:

  • Repartiendo solo los meses de julio y agosto, no contando con los días no lectivos de junio y septiembre.
  • Repartiéndolas en periodos bisemanales o quincenales (de 14/15 días alternos).
  • Por periodos semanales (de 7 días alternos), el cual es recomendable con hijos de poca edad.
  • Repartiendo solo el mes de agosto, lo cual suele hacerse cuando los hijos realizan actividades extraescolares (sobre todo campamentos de verano).

¿Cual es la mejor forma de repartir esas vacaciones?

Nuestros expertos en derecho de familia de Rojano Vera Abogados te asesorarán de la mejor manera de establecer la distribución de las vacaciones en el convenio regulador o de solicitarlas en la demanda. Adaptándola a las necesidades de ambos progenitores, y siempre salvaguardando el interés de los menores. No podemos olvidar que las vacaciones son un derecho de los menores a estar con ambos progenitores por un tiempo más largo que los fines de semana o los días en los que estos acuden al centro escolar.

Al margen de la mejor forma que se pueda establecer atendiendo a las particularidades del trabajo o disponibilidad de ambos progenitores, la forma más común de distribución es por periodos bisemanales o quincenales. Los más “complicado” suele ser establecer cuando comienzan los periodos, pudiendo comenzar al día siguiente del último día lectivo, o a partir del 1 de julio.

¿Qué ocurre con el derecho de visitas intersemanales y de fin de semana?

Durante los periodos de vacaciones escolares el derecho de visitas queda en suspenso, salvo que se establezca algo distinto en el convenio regulador o en la sentencia. Suele ser recomendable dejar al menos un día intersemanal cuando alguno de los menores es muy pequeño, o si la distribución es por periodos mensuales.

¿Tengo obligación de pagar la pensión alimenticia durante las vacaciones?

Otra pregunta que nos hacen a menudo respecto a las vacaciones, es sobre la obligación de pagar la pensión de alimentos  durante las vacaciones, pues los menores pasan a estar con el progenitor no custodio un mes completo de los dos meses principales del verano. Pues bien, la respuesta es que sí se está obligado a pagarla, pues el pago de la pensión alimenticia se establece por mensualidades iguales.

Esperamos haberte resuelto algunas dudas sobre las vacaciones de los hijos con padres divorciados. y recuerda que, en Rojano Vera Abogados, la primera consulta es GRATIS, en la que te informaremos de cuáles son tus derechos y obligaciones de cara a la ruptura de pareja cuando hay hijos menores de edad, salvaguardando principalmente el interés de estos, en consonancia con las necesidades y la capacidad de ambos progenitores.

¿Te ha sido útil el artículo? Compártelo a otros si crees que podría ayudarles y déjanos comentarios en la noticia o en las Redes Sociales.

Puedes ver más noticias y artículos en el Blog de DonDivorcio.com el camino a tu solución.

 

¿QUÉ MITAD ME TOCA ESTAR CON MI HIJO EN SEMANA SANTA?

¿QUÉ MITAD ME TOCA ESTAR CON MI HIJO EN SEMANA SANTA?

Esta pregunta se la hacen muchos padres y madres cada año, la cual es motivo de muchas consultas en nuestro despacho profesional. Y las siguientes preguntas, que son tan importante o más que la anterior… ¿Cuándo empiezan y terminan las mitades? ¿Quién recoge y dónde al menor o a los menores?

Lo ideal es que ningún padre o madre se tuviera que hacer esas preguntas, pues el convenio regulador en caso de haber sido de mutuo acuerdo, o la sentencia en caso de haber sido contencioso deberían ser lo más detallados posible para evitar dudas que pueden llegar a generar enfrentamientos entre ambos progenitores.

Pues bien, no existe una normativa que regule cómo deben distribuirse las mitades, ya que a la hora de establecer el derecho de visitas del progenitor no custodio intervienen muchos factores a tener en cuenta, como pueden ser las obligaciones laborales de éste o las actividades extraescolares o viajes que puedan tener el menor o los menores.

Una medida muy habitual es establecer el comienzo de la primera mitad a la hora de salida del centro educativo o las 20:00, o incluso el sábado por la mañana, y el final de la misma el miércoles a las 14:00 (aunque la hora puede variar en función de la disponibilidad de los progenitores), y que la segunda mitad empiece donde termina la primera y acabe o bien el domingo de resurrección a las 20:00 (o a la hora habitual de entrega los domingos) o bien dejando al menor o a los menores en el centro educativo el primer día lectivo.

¿Y a quién le corresponde la primera mitad y la segunda? Lo normal es que se establezca que se alternen cada año, haciendo que la primera mitad corresponda a un progenitor en los años pares y al otro progenitor en los años impares, aunque eso dependerá de la relación entre los progenitores o las obligaciones laborales de cualquiera de los dos.

En cuanto a quien recoge al menor o los menores y en qué lugar, lo habitual es que se haga por parte del progenitor no custodio en el domicilio del menor o los menores, aunque existen otras alternativas, dependiendo, una vez más, de la relación entre los progenitores o las obligaciones laborales de cualquiera de los dos.

Generalmente, cuando el progenitor no custodio es el que tiene limitaciones para poder recoger al menor o a los menores, se suele delegar esa responsabilidad en un familiar de este. En el caso de que exista un conflicto grave que impida hacer la recogida y entrega en el domicilio familiar, se suele recurrir a hacerlo en el centro educativo, en el domicilio de un familiar «neutral» o recurriendo a un punto de encuentro familiar (generalmente este último se acaba imponiendo por decisión del juez).

Los abogados de Don Divorcio te asesorarán cómo establecer esta y otras medidas que faciliten las relaciones entre los progenitores y de estos con el menor o los menores.
Recuerda que con nosotros la primera consulta es gratuita.

DIVORCIO BÁSICO

  • Sin hijos menores de edad
  • Sin bienes
  • 125€ por cónyuge (IVA incluido)

DIVORCIO CON HIJOS

  • Con hijos menores de edad
  • Sin bienes
  • 175€ por cónyuge (IVA incluido)

DIVORCIO NOTARIAL

  • Sin hijos menores de edad
  • Con bienes
  • 245€ por cónyuge (IVA incluido)