¿Cuándo tengo derecho a la pensión compensatoria?

¿Cuándo tengo derecho a la pensión compensatoria?

Cuando se produce una crisis matrimonial, puede ocurrir que una de las partes vea perjudicada su situación respecto a la que tenía con anterioridad a la separación o divorcio. En estos casos, se permite que dicho cónyuge perciba una compensación para mejorar la situación de desequilibrio económico, la cual podrá consistir en una pensión temporal o por tiempo indefinido, o en una prestación única, según se determine en el convenio regulador o en la sentencia que emita el juez. Es la llamada pensión compensatoria.

Como se observa de la definición anterior, la pensión compensatoria es perfectamente indiscriminada, lo que significa que puede ser percibida por cualquiera de los cónyuges. En este sentido, se pretende que aquella parte que ha dedicado su vida a un matrimonio que ha dejado de existir, con independencia de que sea hombre o mujer, y que ha visto perjudicada su posición, pueda compensarla económicamente.

Dicha compensación económica vendrá determinada por los cónyuges en el caso de que hayan conseguido alcanzar un acuerdo o, en caso contrario, el juez, en su sentencia, determinará el importe de la misma. Para dicha valoración, el juez tendrá en cuenta algunos aspectos, como la cualificación profesional y las probabilidades de acceso a un empleo, la dedicación pasada y futura a la familia o la duración del matrimonio y de la convivencia conyugal. Por eso, no surgirá tal derecho cuando ambos tengan bienes propios o ingresos suficientes que les permita mantener un nivel de vida similar al anterior a la crisis matrimonial.

El montante de la pensión se materializa, generalmente, en la percepción de una cantidad periódica y fija de dinero, si bien también es posible que consista en un porcentaje sobre los ingresos obtenidos por el ex cónyuge obligado a abonarla.

Por otro lado, es conveniente señalar la necesidad de existencia de matrimonio previo para que pueda surgir el derecho a la pensión compensatoria. Ello implica, en principio, que las parejas o uniones de hecho no tienen derecho a la percepción de dicha compensación económica. Sin embargo, en algunos supuestos, se admite la llamada pensión reparadora, siempre que la pareja de hecho se encuentre reconocida judicialmente y que realmente exista el desequilibro económico.

Finalmente, es totalmente posible que, en cualquier momento, se acuerde la sustitución de la pensión compensatoria que las partes hayan fijado o que se haya establecido judicialmente, por una renta vitalicia, el usufructo de ciertos bienes o la entrega de un capital en bienes o en dinero.

Por ello, en caso de encontrarse inmerso ante un problema relativo a la pensión compensatoria, puedes contactar con nosotros. En Rojano Vera Abogados estudiaremos las diversas vías posibles y gestionaremos la solución más acorde a su conflicto para encontrar una solución exitosa y profesional.

Para cualquier consulta o aclaración pude contactar con nosotros mediante el teléfono de la parte superior o mediante la web www.rojanoveraabogados.com o www.dondivorcio.com